Que Hay En Ese Amario? Si No Lo Necesita, Tirelo De Inmediato:

De acuerdo con una investigación realizada por el sitio de comercio en línea, Zifflit, el 57% de los británicos son reacios a deshacerse de su desorden acumulado. En cambio, prefieren esconderlo indefinidamente en cualquier espacio disponible en sus hogares. La razón de esto – dijo Kate Ibbotson, fundadora de la organización “Mente Ordenada”, al periodista de Daily Mail Siofra Brennan – es la mentalidad de “si acaso”, el miedo que muchos tenemos de que tiremos algo solo para descubrir unas semanas más tarde que después de todo lo necesitábamos. Ibbotson considera esto simplemente como una manera de posponer el mayor tiempo posible la decisión de qué hacer con las posesiones que ya no usamos.

Marie Kondo, la autora japonesa de “La magia que cambia la vida: Poniendo todo en orden” ha señalado en su libro que encerrar cosas crea la ilusión de que el problema del desorden ha sido resuelto, pero que eventualmente todas las unidades de almacenamiento se llenarán – y luego, ¿qué hacer? La limpieza eficaz, Kondo enfatiza, debe comenzar con el descarte e involucra solo tres acciones esenciales: “Lo primero es tomarse el tiempo para examinar cada elemento que posee, decidir si aún lo quiere o no, luego elegir dónde colocar lo que desea retener”. Pregúntese, aconseja, por qué tiene ese objeto y por qué compró determinada ropa si nunca se la ha puesto.

Kondo destaca que para la gente los libros son algunas de las cosas más difíciles de desechar. Ella no cree, sin embargo, que tenga algún sentido que éstos permanezcan en los estantes solamente para mostrarlos : “Solo guarde aquellos que realmente le gusta”. También sugiere que deberíamos asignar a la basura cualquier documentación tales como los extractos de nuestras tarjetas de crédito una vez que hayamos comprobado que son correctos y similarmente con la caja que contiene nuestro nuevo teléfono smart tan pronto que ha sido desempacado: “No necesita el manual, ni siquiera el CD que lo accompana: Puede averiguar las aplicaciones usted mismo”. En cuanto a los botones, Kondo ha llegado a la conclusión de que cuando uno se desprende de un abrigo o chaqueta, la gente normalmente no se molesta en coserlo, incluso cuando tiene uno de repuesto: “Por consiguiente, si no va a emplear las reservas de botones que se encuentran en el fondo del armario, tírelos a todos “.

La corresponsal Elizabeth Larkin proporciona en “thespruce.com” su propia “lista definitiva de cosas para deshacerse de inmediato”, reciclando, donando o incluso (si es posible) vendiéndolas. Es ridiculo, observa, de acumular tenedores, cuchillos y cucharas de plastico, utensilios de cocina o electrodomésticos que nunca utiliza, recipientes de alimentos desparejados o deformados o productos de despensa caducados como el pimentón húngaro que compró para una receta hace cuatro años y que seguramente ya no sabe igual”. Las facturas, en su opinión, deben ir directamente a la bolsa de residuos “si ya está disfrutando de su compra” y asimismo las bandas elásticas, botellas de pegamento endurecidas, bolígrafos sin tinta, viejos teléfonos celulares y periódicos con màs de dos dias de publicacion. En el caso de revistas que “usted ama de verdad y a las cuales se referira con frecuencia”: Asegúrarse de no dejarlas amontonadas y de almacenarlas correctamente “. Cuando recibe tarjetas de felicitación, las puede exhibir un rato y luego reciclarlas “Por cierto, eso es exactamente lo que haran sus amigos con las tarjetas que usted les envio”

Como la comentarista de “nosidebar.com”, Allison Fallon, ha notado bajo el título “Cómo recuperar su vida”, otro tema clave es qué hacer con los duplicados: ¿Tiene dos aspiradoras o dos cortadoras de césped ?, pregunta: “Tal vez ha adquirido una nueva y está guardando la anterior. ¿Por qué? ¿Por si acaso? “. También nos advierte que tengamos cuidado de no meter articulos que no estamos seguros si queremos conservar o no en lugares como debajo de la cama, asi que se convierten “fuera de la vista y fuera de la mente” y nos olvidamos de que están allí o incluso lo que son.

Para aquellas personas que se sienten abrumadas por el desorden que inexorablemente aumenta alrededor de su hogar y se desborda de sus armarios, hay una organización a la que pueden acudir en busca de ayuda: la Asociación de Arregladores Profesionales (APDO), que se formó en 2004, ahora se compone de 281 miembros acreditados y es “parte de una industria en rápido crecimiento”. APDO se describe a sí misma como una empresa única que ofrece especialistas experimentados que suministrarán un servicio práctico y comprensivo para que su propiedad vuelva a lucir bien. Exhortan a sus lectores a “despejar su mente al liberar el espacio en su hogar” y declaran que están disponibles para cualquier volumen de trabajo envuelto: “Muchas de las personas que nos llaman necesitan solamente una mínima asistencia para restituir a su residencia a su estado más estéticamente agradable: Y no nos importa cuán grande o pequeno sea el desastre “.

Filed under: Sociedad | Posted on July 26th, 2018 by admin

Comments are closed.

Categories

Recent Posts

Archives

Copyright © 2018 Colin D Gordon. All rights reserved.